Volver 
  El Consejo de Aguas de Gran Canaria comienza a incorporar energías renovables
Publicado el 31/03/2017

El Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria invertirá 18 millones de euros en los próximos cuatro años para instalar las energías renovables en 26 de sus 143 centros de desalación o depuración para dejar de emitir 18.423 toneladas de CO2 a la atmósfera y importar otras 4.700 de petróleo.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, el consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, y el gerente del Consejo Insular de Aguas (CIA), Gerardo Henríquez, han presentado hoy el proyecto Renovagua con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebrará este miércoles, 22 de marzo.

Tras destacar que en plena ejecución Renovagua permitirá un ahorro en coste energético de 2 millones de euros al año, Morales ha destacado que esta iniciativa también reducirá un 40 por ciento el consumo de energías fósiles en instalaciones insulares relacionadas con la desalación, depuración y reutilización del agua gracias a los paneles solares, aerogeneradores y minihidráulicas.

Antonio Morales ha subrayado que Renovagua defiende el "concepto integrador de Gran Canaria como ecoisla", que es la "apuesta" del Cabildo por el territorio y el paisaje, las energías limpias, el mundo rural, la sostenibilidad, la eficiencia, el ahorro de energía y agua, el turismo verde y la biodiversidad.

Miguel Hidalgo explicó que, para preparar esta estrategia, encargó al Instituto Tecnológico de Canarias el estudio de las 143 instalaciones del CIA, que determino que 26 de ellas, que suponen el 86 % del consumo energético total, son aptas para ser gestionadas con energías limpias.

El consejero de Sector Primario ha puntualizado que el CIA tiene una factura energética anual de 7 millones de euros, el 5,3 % de la energía que hay en la red, el equivalente al consumo de unas 17.000 viviendas de una población de 51.000 habitantes.

Hidalgo ha apuntado que Gran Canaria el 15 % de la producción eléctrica se emplea en el agua, en sus procesos de producción (74 %), transporte (18 %) y saneamiento (8 %), y que el abastecimiento urbano, turístico e industrial consume el 72 % de la energía que procede de la desalación de agua.

En su opinión, esta situación pone en riesgo la sostenibilidad ambiental y económica del ciclo integral del agua y obliga a buscar soluciones para fomentar el uso de las energías limpias en las instalaciones de producción industrial y transporte de agua.

Por su parte, Gerardo Henríquez ha dicho que la depuración puede ser la base para la recuperación del paisaje de la isla, ya que el agua regenerada puede tener usos tanto forestales como de jardinería, y ha destacado la colaboración que mantiene el CIA con los municipios que tratan sus aguas residuales.

Las depuradoras que van a funcionar con energías renovables son Jinámar y Guía-Gáldar, con eólica y fotovoltáica; Arguineguín, Puerto de Mogán, Agaete, Bañaderos y Cabo Verde, con fotovoltáica; las desaladoras de Roque Prieto, Bocabarranco, Arucas-Moya y La Aldea, con eólica y fotovoltáica, y los terciarios de Barranco Seco y Guía-Gáldar, con fotovoltáica.

Las restantes instalaciones que se suman a Renovagua son las estaciones de bombeo de Cruz de Pineda, Barranco Seco, Llanos del Charco, Fondillo, Lomo Cementerio, La Charca, Arinaga, Cendro, El Pinillo y Lomo Grande, con fotovoltáica; Cuesta La Arena, con fotovoltáica y minihidráulica; depósito de El Calvario, con fotovoltáica; y la nave del CIA en Los Corralillos, con eólica y fotovoltáica. EFE

 

 

FUENTE:  

http://www.lavanguardia.com/local/canarias/20170321/421068076166/el-consejo-de-aguas-de-gran-canaria-comienza-a-incorporar-energias-renovables.html